¿ DONDE SURGE LA EXPRESIÓN “NO HA VENIDO NI EL TATO”

001

En la actualidad, usamos palabras o expresiones de forma cotidiana y continua sin saber muy bien su procedencia.

Antonio Sánchez “El Tato” existió, fue un torero sevillano que adquirió cierta fama en el siglo XIX. Durante su mejor época, era imposible ver un cartel de una corrida en el que no apareciese el nombre de este señor. Era, además, asiduo a los jolgorios y la noche sevillana… por lo que si el Tato no aparecía en un evento, es que ese evento había sido un desastre social.

Nacido en Sevilla en 1831, fue un torero largo con el capote, regular con la muleta, vulgar con las banderillas y muy seguro en la suerte de matar a los toros a volapié, según describía ABC donde se señalaba sin embargo que tanto él como sus contemporáneos Petete y Desperdicios se entregaban a unos excesos que enardecían al público. Su estilo y maestría en el momento de matar, dieron pie a los dichos «¡Anda y que te mate el Tato!» o «A ese no le mata ni el Tato».

El 7 de junio de 1869 compartía cartel con Lagartijo y Villaverde en la corrida organizada en Madrid para celebrar la aprobación de la Constitución, con Prim, Serrano y Topete en el palco. En el cuarto de la tarde, el toro Peregrino corneó al diestro en la pierna al entrar a matar. Días después de la cogida, la pierna se le gangrenó. La infección fue tan intensa que el 14 de junio hubo que amputarle la pierna a El Tato.

Dos años después de la intervención, el Tato intentó volver a torear con una pierna ortopédica en Badajoz, pero tuvo que desistir de su propósito al encontrarse a merced de los toros. Cuentan que se retiró sollozando entre barreras. Aún quiso repetir el intento en Valencia, el 4 de septiembre, y en Sevilla, el día 24 del mismo mes.

El Tato acabó de empleado en el Matadero de Sevilla, allí donde se colaba de joven para capear las reses burlando la vigilancia de los matarifes. Murió con 64 años el 7 de febrero de 1895.

Fuente ABC de Sevilla

lajuderiadesevilla.com

LA LEYENDA DEL COCODRILO DE LA CATEDRAL.

cocodrilo-catedral

fuente fotografía: ABC de Sevilla.

En el patio de los naranjos se puede ver un cocodrilo de madera colgado Junto tres objetos más, un colmillo de elefante, una vara de mando y un bocado de caballo de gran tamaño. Esta peculiar mezcla de objetos tiene su leyenda.

En 1260 el Sultán de Egipto mando una embajada a Sevilla, para entablar relaciones comerciales y políticas con la corte de Alfonso X. Otro de los objetivos del Sultán era pedir la mano de la hija del rey en matrimonio, entre los presentes que la embajada portaba se encontraban un colmillo de elefante un cocodrilo vivo procedente del rio Nilo  y una jirafa domesticada con su montura, bocado y bridas.

El rey cristiano no acepto la propuesta de matrimonio, y algunos de los regalos hechos al rey permanecieron en Sevilla como la jirafa y el cocodrilo que pasaron a vivir en los jardines del Alcázar hasta su muerte. Después el lagarto fue disecado y colgado del techo junto con los otros objetos mencionados anteriormente. Con el tiempo el reptil se pudrió, pero para no olvidado se llevo a cabo una recreación de madera y se pinto de color verde.

Años más tarde, en los siglos XVII y XVIII, el lagarto es descolgado para enlucir el techo y antes de volver a colocarlo en su sitio se introducen en su boca documentos que explican todo su historia y leyenda, queriendo dejar constancia para generaciones futuras.

En términos  iconográficos estos objetos simbolizan la prudencia,justicia, fortaleza y templanza.

 

 

hispanianostra.org

http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es

¿Sabias que durante la peste murieron 70.000 sevillanos?

La primavera de 1649 fue especialmente lluviosa y las graves inundaciones de un Guadalquivir desbordado anegaron los cultivos y granjas de todo el valle.
Sevilla también sufrió los efectos de la riada y podía llegarse en barca hasta la Alameda de Hércules. La retirada de las aguas dejó al descubierto la pérdida completa de las cosechas y los cadáveres putrefactos de miles de animales ahogados. La falta de productos agrícolas produjo el desabastecimiento de la ciudad y un aumento de los precios de los alimentos de primera necesidad, provocando que el fantasma del hambre y la desnutrición comenzasen a acechar a sus habitantes más vulnerables. Todos estos ingredientes prepararon el caldo de cultivo perfecto para la propagación de la epidemia sin precedentes que iba a devastar Sevilla.

En el año 1649 Sevilla iba a ser el lugar donde caería esta horrible enfermedad para encarnizarse con su indefensa población. No se sabe realmente cómo ni cuándo llegó a las costas de la Península Ibérica, aunque todo apunta a que lo hizo por el puerto de Valencia, viajando a bordo de algún barco procedente de África. Desde allí se extendió hacia al sur, contagiando a la ciudad de Alicante. Después se propagó en dirección a Murcia, continuando su letal recorrido siguiendo la costa mediterránea hasta alcanzar Almería y Málaga en 1648. Al año siguiente la peste saltó al litoral atlántico andaluz, extendiendo la muerte por Gibraltar, Cádiz y Huelva.

 Los hospitales de Triana y el de la Sangre, ahora conocido como de las Cinco Llagas y sede del Parlamento de Andalucía, no daban abasto con la gran llegada de pacientes y convalecientes de la enfermerdad.

la peste en sevillaAlrededor del antiguo hiospital de la Sangre se concentraban los enfermos esperando cama y ayuda y que acababan muriendo a la intemperie.

En total murieron entre 60.000 y 70.000 personas, es decir casi la mitad de la población de la ciudad de Sevilla. Los muertos salían en carros hacia las fosas comunes excavadas en las afueras de la ciudad, y aunque trataba de quemar los objetos y ropajes que pudieran estar infectados y de hacer desaparecer los cadáveres lo más rápido posible, la falta de trabajadores encargados en ello provocaba que las condiciones de salubridad e higiene no fueran las adecuadas. Los entierros no eran lo suficientemente profundos y el olor llegaba a la ciudad, haciendo la existencia en ella algo infernal.

La peste se llevó a personajes ilustres como el imaginero Martínez Montañés, de 81 años, y al joven Juan de Zurbarán , hijo del reconocido pintor Francisco de Zurbarán.

Tras la peste llegaría el fin del monopolio del comercio con las Indias. Y de este modo comenzó el declive de la que fuera la ciudad más importante del imperio español sobre todo durante los siglos XV y XVI.

lajuderiadesevilla.com

 

¿Sabias que los vikingos estuvieron en Sevilla?

La mayoría de historiadores no se ponen de acuerdo sobre si Ragnar fue un personaje real o una mezcla entre distintos descendientes del rey, por la vida tan larga  que tuvo este.

Pero lo que si sabemos con certeza es que estos famosos guerreros nórdicos llegaron a Sevilla hacía el 844 durante el reinado árabe. Sus primeras incursiones en la península Ibérica  tienen lugar en Lisboa, donde el ejército del emir Abderramán II no pudo detenerlos al no estar preparados para este tipo de ataques por mar. Su saqueo continúo por Cádiz donde remontaron el Guadalquivir hasta llegar a la antigua Isbilya.

Los cronistas árabes cuentan  que fue el más terrible ataque normando contra al Andalus, que la embarcación de los vikingos rondaba  hasta los ochenta barcos, de los que cincuenta y cuatro eran de grandes dimensiones y los otros restantes más ligeros.

vikings-temporada-4-vikings-temporada-4-vikings

Una flota principal de cuatro naves fue mandada  para inspeccionar el territorio hasta la localidad de Coria del Río, donde dieron muerte a todos sus habitantes para impedir que tuvieran tiempo de advertir a sobre la invasión. Días mas tardes cuando los vikingos tomaron finalmente Sevilla no encontraron apenas resistencia ya que el gobernador de la ciudad había abandonado al pueblo de Isbilya completamente a su suerte, huyendo a Carmona.

Sevilla fue saqueada dejando la ciudad practicante reducida a escombros y dejando como únicos habitantes a mujeres, ancianos y niños. Durante casi dos meses dispusieron de la ciudad a su antojo, sembrando el pánico entre los andalusíes. Hasta que, en noviembre, el emir ‘Abd al­Rahmán consiguió movilizar un ejército lo suficientemente fuerte para enfrentar a estos guerreros nórdicos tan temidos.

Finalmente en la batalla de Tablada, al sur de Sevilla, los vikingos sufrieron una emboscada por parte del ejército de Ibn Rustum.

Los supervivientes escaparon aterrorizados hacia sus naves, abandonando gran parte de las embarcaciones  en la huida, Ibn Rustum ordenó la decapitación de los prisioneros supervivientes a la vista de sus camaradas a modo de lección y en señal de advertencia colgó sus cabezas en picas a las orillas del Guadalquivir.

Las murallas de la ciudad fueron reconstruidas y fortificadas y el daño causado en la ciudad reparado, con la reconstrucción de casas, mezquitas, baños,… la cuidad volvió a la normalidad, pero a su vez también se preparaba para la posible vuelta de los hombres del norte.

 Años más tarde en el 859 los nórdicos volvieron atacar Sevilla con sed de venganza insaciable. Pero esta vez la respuesta del emir de Al Andalus fue rápida y contundente expulsando a los vikingos e impidiendo un nuevo saqueo a la ciudad.

Esta derrota histórica  quedaría grabada en la conocida saga de Ragnar Lodbrok y en sus descendientes ya que fue la última vez que Sevilla fue atacada por los Vikingos.

lajuderiadesevilla.com

¿cual es el origen de la cuaresma?

La Cuaresma representa el ciclo de preparación en el que los cristianos celebran la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Empieza con el Miércoles de Ceniza, y termina el Jueves Santo. Se celebra en las iglesias cristianas católica, ortodoxa, calvinista, anglicana, luterana, metodista y las ortodoxas orientales.Conmemora el momento en que Jesús se retiró al desierto durante cuarenta días.

Para el año 384 d.C., la Cuaresma se convirtió en un tiempo de penitencia para los cristianos y desde el siglo XI la Iglesia de Roma solía poner cenizas al iniciar los 40 días de cuaresma.

La iglesia estableció en el siglo IV la duración de la Cuaresma en 40 días y comenzaba en domingo (6 semanas antes del Domingo de Resurrección).

En los siglos VI-VII se acostumbraba el ayuno como una práctica de la cuaresma. Esto provocó un inconveniente, ya que desde los orígenes de la liturgia cristiana el domingo es día de fiesta y de celebración del Señor y por lo tanto no era día de ayuno. Por esta razón se movió el comienzo de la Cuaresma al miércoles.

Los antiguos griegos, egipcios, judíos y árabes acostumbraban a cubrirse la cabeza de ceniza en señal de luto o duelo. En el pasado, las personas que deseaban recibir el sacramento de reconciliación el Jueves Santo se ponían ceniza en la cabeza.

Este ritual se realiza desde el siglo XI. El nombre se debe a que este día se celebra una misa en la que se marca en la frente de los feligreses una cruz con cenizas. Estas cenizas se obtienen con la incineración de los ramos bendecidos en el Domingo de Ramos del año litúrgico anterior. Al principio las cenizas se imponían solo a los penitentes públicos como signo de marginación. Pero se acabó convirtiendo en una práctica que para los creyentes tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad. Se aplica en forma de cruz en la frente acompañado de las palabras “Polvo eres y al polvo volverás” del Génesis (3, 19), para recordar a los fieles su mortalidad, en el sentido de que empiezan como polvo y que en polvo se convertirán después de su muertes.

lajuderiadesevilla.com