¿Sabias que los vikingos estuvieron en Sevilla?

La mayoría de historiadores no se ponen de acuerdo sobre si Ragnar fue un personaje real o una mezcla entre distintos descendientes del rey, por la vida tan larga  que tuvo este.

Pero lo que si sabemos con certeza es que estos famosos guerreros nórdicos llegaron a Sevilla hacía el 844 durante el reinado árabe. Sus primeras incursiones en la península Ibérica  tienen lugar en Lisboa, donde el ejército del emir Abderramán II no pudo detenerlos al no estar preparados para este tipo de ataques por mar. Su saqueo continúo por Cádiz donde remontaron el Guadalquivir hasta llegar a la antigua Isbilya.

Los cronistas árabes cuentan  que fue el más terrible ataque normando contra al Andalus, que la embarcación de los vikingos rondaba  hasta los ochenta barcos, de los que cincuenta y cuatro eran de grandes dimensiones y los otros restantes más ligeros.

vikings-temporada-4-vikings-temporada-4-vikings

Una flota principal de cuatro naves fue mandada  para inspeccionar el territorio hasta la localidad de Coria del Río, donde dieron muerte a todos sus habitantes para impedir que tuvieran tiempo de advertir a sobre la invasión. Días mas tardes cuando los vikingos tomaron finalmente Sevilla no encontraron apenas resistencia ya que el gobernador de la ciudad había abandonado al pueblo de Isbilya completamente a su suerte, huyendo a Carmona.

Sevilla fue saqueada dejando la ciudad practicante reducida a escombros y dejando como únicos habitantes a mujeres, ancianos y niños. Durante casi dos meses dispusieron de la ciudad a su antojo, sembrando el pánico entre los andalusíes. Hasta que, en noviembre, el emir ‘Abd al­Rahmán consiguió movilizar un ejército lo suficientemente fuerte para enfrentar a estos guerreros nórdicos tan temidos.

Finalmente en la batalla de Tablada, al sur de Sevilla, los vikingos sufrieron una emboscada por parte del ejército de Ibn Rustum.

Los supervivientes escaparon aterrorizados hacia sus naves, abandonando gran parte de las embarcaciones  en la huida, Ibn Rustum ordenó la decapitación de los prisioneros supervivientes a la vista de sus camaradas a modo de lección y en señal de advertencia colgó sus cabezas en picas a las orillas del Guadalquivir.

Las murallas de la ciudad fueron reconstruidas y fortificadas y el daño causado en la ciudad reparado, con la reconstrucción de casas, mezquitas, baños,… la cuidad volvió a la normalidad, pero a su vez también se preparaba para la posible vuelta de los hombres del norte.

 Años más tarde en el 859 los nórdicos volvieron atacar Sevilla con sed de venganza insaciable. Pero esta vez la respuesta del emir de Al Andalus fue rápida y contundente expulsando a los vikingos e impidiendo un nuevo saqueo a la ciudad.

Esta derrota histórica  quedaría grabada en la conocida saga de Ragnar Lodbrok y en sus descendientes ya que fue la última vez que Sevilla fue atacada por los Vikingos.

lajuderiadesevilla.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s