LA CAÍDA DEL CIMBORRIO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA.

A lo largo de su historia, Sevilla ha sufrido 5 terremotos destructivos, en los que en dos de ellos se cayó el cimborrio de la catedral.

El primero de ellos en tuvo su epicentro en Carmona, viernes Santo pasadas las 9 de la mañana de un 5 de abril, un seísmo de 8 grados que sacudió esta localidad llegándose a notar en casi toda Andalucía. En Sevilla el terremoto mató a dos mujeres y causó graves daños a edificios como el convento de San Francisco, además de numerosas casas, y trajo consigo la leyenda de las Santas Justa y Rufina, que sostuvieron la Giralda para evitar que se cayera, iconografía que se extendió por la ciudad tras el suceso.

CAIDA DEL CIMBORRIO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA

El 28 de diciembre de 1511 día de los Santos Inocentes se cayó el cimborrio de la catedral de Sevilla como consecuencia del derrumbe del pilar toral noroeste afectado desde el llamado «terremoto de Carmona». El efecto de tal derrumbe fue la caída de las bóvedas del crucero con tres de sus arcos torales y del coro, afectando a la capilla mayor. Así, de momento, se frenaba el final de la obra del amplísimo templo gótico

El segundo terremoto que hizo caer el cimborrio sucedio el 1 de noviembre de 1755. Día de Todos los Santos. A eso de las 9:30 horas de la mañana la ciudad de Lisboa quedaba asolada por un seísmo de unos 9 grados en la escala Richter, de gran duración, que destruyó el 85 por ciento de las edificaciones y causó la muerte a 90.000 personas.

El terremoto, que fue sucedido por un tsunami con olas de hasta 20 metros, se dejó notar en toda la Península Ibérica, matando a otras 5.000 en España.

En Sevilla afectó a gran parte del caserío, hundiendo unas 300 casas y afectando gravemente a otras 5.000, dejando nueve muertos. Según las actas capitulares del Cabildo Catedral, el movimiento hizo que las campanas de la Giralda tocaran solas. Aunque no destruyó la torre, dejó alguna de sus partes en estado ruinoso y las principales bóvedas de la Catedral. Se desprendieron remates y barandas de las azoteas y llenando de polvo el interior, cauando el pánico a quienes estaban asistiendo en ese momento a la misa del Día de los Difuntos, que hizo interrumpir la eucaristía y concluirla con el Te Deum en el lugar donde posteriormente se levantaría el monumento al Triunfo, que da nombre a la plaza.

De este suceso salió reforzada la leyenda de las Santas Justa y Rufina sosteniendo a la Giralda. Tras lo ocurrido, un año después, se erigió un monumento con una imagen de la Virgen en un templete con una inscripción que recuerda lo acaecido aquel 1 de noviembre de 1755.

20525666_1162496007183874_5618725088791622005_n

 

El 1 de agosto de 1888, el segundo cimborrio de la Catedral de Sevilla se vino abajo por un seísmo de baja intensidad.

Aquel 1 de agosto de 1888, un terremoto provocó la rotura del pilar, que arrastró a su vez cuatro arranques de bóvedas que descansaban sobre él y que provocó el hundimiento del crucero y la destrucción de parte del órgano, la verja, la vidriera y parte del órgano.

Fuente:

ABC de Sevilla.

El cimborrio de la «magna hispalense» y Juan Gil de Hontañón. Begoña Alonso Ruiz

lajuderiadesevilla.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s