EL DÍA QUE MURIÓ GUSTAVO ADOLFO BÉQUER.

En esta Sevilla llena de paradojas, pocos conocen la historia del fallecimiento de Gustavo Adolfo Bécquer. Al poeta más destacado del Romanticismo le sobrevino la muerte, aquello que tanto le inspiró durante toda su obra, un 22 de diciembre con tan sólo 34 años. Fue mayor el reconocimiento que tuvo a partir de 1870 que el que logró en vida. La muerte no sólo le marcó en su obra, sino que le encumbró al olimpo de los poetas.

Ocurrió en 1870. En septiembre de aquel año, fallecía su inseparable hermano Valeriano, que lo dejó sumido en una enorme tristeza que, sin ser causa directa de su muerte, le quitó gran parte de las ganas de vivir. En el mes de diciembre, un enfriamiento lo dejó en cama en su casa de Madrid, de donde nunca más se levantó. Dicen que fue una tuberculosis. Aquel 22 de diciembre de 1870 hubo un eclipse de sol. Sus últimas palabras fueron: «Todo mortal».

Su agonía fue retratada por ilustradores y pintores de la época. Al día siguiente, fue enterrado en el Patio del Cristo de la Sacramental de San Lorenzo y San José de Madrid. Uno de los asistentes a las exequias, el pintor Casado de Alisal, propuso allí mismo publicar las obras de Bécquer, lo que le granjeó la popularidad que tiene actualmente.

Los restos de los hermanos Bécquer permanecieron en Madrid hasta que, en 1913, fueron trasladados a Sevilla, en lo que fue todo un acontecimiento. Los dos féretros llegaron a la estación de Plaza de Armas y, desde allí, a la parroquia de San Vicente, donde permanecieron una noche en la capilla de las Siete Palabras por culpa de la lluvia. Al día siguiente, salió la comitiva en dirección a la Anunciación. En 1972, de nuevo, fueron trasladados al Panteón de los Sevillanos Ilustres, donde permanecen actualmente.

1329498202_extras_video_1

Fuente: ABC de Sevilla.

lajuderiadesevilla.com

ORIGEN DE LA CELEBRACIÓN DEL CORPUS.

visitasguiadasensevilla

corpus2

El Corpus es un homenaje a la doctrina de la transubstanciación del pan y el vino en Cuerpo y Sangre de Jesucristo instituido en 1264 por el Papa Urbano IV mediante la bula «Transiturus hoc mundo». La idea de esta celebración la había propuesto a comienzos del siglo XIII Santa Juliana de Lieja, monja devota de la Eucaristía. Su práctica no comenzó a extenderse en el mundo católico hasta que con motivo de la festividad de 1447 el Papa Nicolás V salió en procesión con el Santísimo por las calles de Roma.

El jueves de Corpus, fijado según el calendario litúrgico mozárabe como el siguiente al octavo domingo después de la Pascua Florida, es día de fiesta en numerosos pueblos y ciudades repartidos por toda la geografía española. Entre los que destaca el de Sevilla.

Debió ser sobre 1400 cuando empieza a celebrarse esta fiesta en Sevilla, aunque la…

Ver la entrada original 90 palabras más