VISITA LAS CUBIERTAS DE LA CATEDRAL DE SEVILLA.

10410555_627782433974854_38145471266676n4976_nDescubra de un vistazo los rincones más significativos y emblemáticos de La Catedral de Sevilla. A lo largo de su singular recorrido, que le permitirá adentrarse y profundizar en la historia que arrastran cada uno de sus cimientos.

 Haremos un recorrido inédito, visitando el exterior de la catedral, conociendo sus puertas y curiosidades externas. El recorrido terminará conociendo las partes más ocultas de la catedral de Santa María de la Sede, La visita organizada por el cabildo de la catedral y guiada por uno de sus técnicos, nos trasladará a conocer su origen, evolución, técnicas constructivas, materiales, principales arquitectos y canteros.

 Veremos lugares recónditos de difícil acceso,subiremos por sus escaleras ocultas, a mas de 40 metros, veremos de cerca sus vidrieras, esculturas, conoceremos todos los secretos que esconde el edificio gótico mas grande del mundo.

 Sin lugar a dudas una visita que nunca olvidará donde podrá ver la giralda a pocos metros y ver la capilla real desde las ventanas de su cúpula.

 

Fechas: CALENDARIO DE ACTIVIDADES

Duración: 90 minutos aprox. Edad minima 13 años, no recomendada para personas mayores.

Precio: 16€ (IVA INCLUIDO) El pago se realizará con anterioridad, mediante transferencia o ingreso. No se podrá pagar en el punto de encuentro.

 Lugar de encuentro: Puerta de san Miguel

lajuderiadesevilla.com

 

RUTA COFRADE NOCTURNA EN EL INTERIOR DE LA IGLESIA DE SAN ESTEBAN

ruta-cofrade-semana-santa-sevilla

SEMANA SANTA ORIGEN Y EVOLUCIÓN

¿Quieres conocer el origen de la semana santa? ¿quieres conocer su historia? ¿las vivencias más curiosas, anécdotas y leyendas? Ven a pasar una noche diferente donde recorreremos las calles de la ciudad eterna , entrando en el templo de San Esteban para conocer de primera mano, cómo se vive una cofradía desde dentro.

A lo largo del recorrido analizaremos cómo las hermandades se convierten en cofradías cuando realizan estación de penitencia. Destacando todos los elementos artísticos que rodean a las mismas, las historias, curiosidades y cambios mas significativos que han sufrido algunas de ellas hasta su actualidad.
Dentro del recorrido que comenzará en la puerta de la casa de Pilatos, la cual analizaremos, iremos avanzando recorriendo las primeras estaciones del viacrucis, hasta adentrarnos en el interior de la iglesia de San Esteban.
Una visita que no te podrás perder para conocer el verdadero origen de la fiesta mas importante de la ciudad

Fechas: CALENDARIO DE ACTIVIDADES

Lugar de encuentro: Puerta principal de la casa de Pilatos.

Duración: 90 minutos aprox. Recomendado para todos los públicos .

Precio: 6€ (IVA INCLUIDO) El pago se realizará en el punto de encuentro, antes de realizar la visita.

lajuderiadesevilla.com

¿ QUIÉN ERA SAN LUIS DE LOS FRANCESES?

 

san-luis-de-los-franceses-sevilla

San Luis, hijo del rey Luis VIII de Francia,  nació en 1214.Toda su vida sintió una gran veneración por la Iglesia donde fue bautizado y allá iba cada año a darle gracias a Dios por haberle permitido ser cristiano.

San Luis fue un hombre excepcional dotado por Dios de una gran sabiduría para gobernar, una enorme bondad que le atraía las simpatías de la gente, y una generosidad inmensa para ayudar a los necesitados, unido todo esto a una profundísima piedad que lo llevó a ser un verdadero santo.

Su madre, una mujer admirable, Blanca de Castilla, se preocupó por hacer de él un cristiano fervoroso y un gobernante intachable. Esta mujer formidable le repetía a su hijo: “Te amo muchísimo, pero preferiría mil veces verte muerto antes que saber que has cometido un pecado mortal”.

Una vez preguntó a un empleado qué preferiría, si cometer un pecado mortal o volverse leproso. El otro le respondió que preferiría el pecado. San Luis lo corrigió diciéndole: “No, no hay desgracia ni enfermedad mayor ni más horrorosa que cometer un pecado grave”.

A los 12 años quedó huérfano de padre, y su madre Blanca asumió el mando del país mientras el hijo llegaba a mayoría de edad. Al cumplir sus 21 años fue coronado como rey, con el nombre de Luis IX.

Buen guerrero pero generoso. San Luis fue siempre un guerrero hábil, inteligente y valeroso, pero supremamente generoso con los vencidos. Cuando él subió al trono muchos condes y marqueses, imaginándose que sería un joven débil y sin ánimos para hacerse respetar, se declararon en rebelión contra él. Luis organizó muy bien su ejército y los fue derrotando uno por uno. El rey de Inglaterra invadió a Francia, y Luis con su ejército lo derrotó y los expulsó del país. Pero estaba siempre dispuesto a pactar la paz con sus enemigos tan pronto como ellos lo deseaban. Decía que sólo hacía la guerra por defender la patria, pero nunca por atacar a los demás.

Amigo de la religión. Pocos gobernantes en la historia han sido tan amigos de la religión católica como el rey San Luis. Le agradaba mucho ir a los conventos a rezar con los religiosos y asistir con ellos a las ceremonias religiosas. Alguien le dijo que había gente que le criticaba por ser tan piadoso y asistir a tantas reuniones donde se rezaba, y él le respondió: “De eso no me avergüenzo ni me avergonzaré jamás. Y esté seguro de que si en vez de ir a esas reuniones a orar, me fuera a otras reuniones a beber, bailar y parrandear, entonces sí que esas gentes no dirían nada. Prefiero que me alabe mi Dios aunque la gente me critique, porque por El vivo y para El trabajo, y de El lo espero todo”.

A los 19 años contrajo matrimonio con Margarita, una mujer virtuosa que fue durante toda su vida su más fiel compañera y colaboradora. Su matrimonio fue verdaderamente feliz. Tuvo cinco hijos y seis hijas. Sus descendientes fueron reyes de Francia mientras ese país tuvo monarquía, o sea hasta el año 1793 (por siete siglos) hasta que fue muerto el rey Luis XVI, al cual el sacerdote que lo acompañaba le dijo antes de morir: “Hijo de San Luis, ya puedes partir para la eternidad”. A sus hijos los educó con los más esmerados cuidados, tratando de que lo que más les preocupara siempre, fuera el tratar de no ofender a Dios.

 San Luis se propuso disminuir en su país la nefasta costumbre de maldecir, y mandaba dar muy fuertes castigos a quienes sorprendían maldiciendo delante de los demás. En esto era sumamente severo y fue logrando que las gentes no escandalizaran con sus palabras maldicientes.

Otra ley que dio fue la prohibición de cobrar intereses demasiado altos por el dinero que se prestaba. En ese tiempo existían muchos usureros (especialmente judíos) que prestaban dinero al cinco o seis por ciento mensual y arruinaban a miles de personas. San Luis prohibió la usura (que consiste en cobrar intereses exagerados) y a quienes sorprendían aprovechándose de los pobres en esto, les hacía devolver todo lo que les habían quitado. Un rico millonario mandó matar a tres niños porque entraban a sus fincas a cazar conejos. El rey San Luis hizo que el rico le quitaran sus haciendas y las repartieran entre la gente pobre.

Sabiendo que era un hombre extraordinariamente piadoso, le hicieron llegar desde Constantinopla la Corona de Espinas de Jesús, y él entusiasmado le mandó construir una lujosa capilla para venerarla. Y al saber que la Tierra Santa donde nació y murió Jesucristo, era muy atacada por los mahometanos, dispuso organizar un ejército de creyentes para ir a defender el País de Jesús. Esto lo hacía como acción de gracias por haberlo librado Dios de una gran enfermedad.

Organizó una buena armada y en 1247 partió para Egipto, donde estaba el fuerte de los mahometanos. Allí combatió heroicamente contra los enemigos de nuestra religión y los derrotó y se apoderó de la ciudad de Damieta. Entró a la ciudad, no con el orgullo de un triunfador, sino a pie y humildemente. Y prohibió a sus soldados que robaran o que mataran a la gente pacífica.

Pero sucedió que el ejército del rey San Luis fue atacado por la terrible epidemia de tifo negro y de disentería y que murieron muchísimos. Y el mismo rey cayó gravemente enfermo con altísima fiebre. Entonces los enemigos aprovecharon la ocasión y atacaron y lograron tomar prisionero al santo monarca. En la prisión tuvo que sufrir muchas humillaciones e incomodidades, pero cada día rezaba los salmos que rezan los sacerdotes diariamente.

Los mahometanos le exigieron como rescate un millón de monedas de oro y entregar la ciudad de Damieta para liberarlo a él y dejar libre a sus soldados. La reina logró conseguir el millón de monedas de oro, y les fue devuelta la ciudad de Damieta. Pero los enemigos solamente dejaron libres al rey y a algunos de sus soldados. A los enfermos y a los heridos los mataron, porque la venganza de los musulmanes ha sido siempre tremenda y sanguinaria.

El rey aprovechó para irse a Tierra Santa y tratar de ayudar a aquel país de las mejores maneras que le fue posible. El ha sido uno de los mejores benefactores que ha tenido el país de Jesús. A los 4 años, al saber la muerte de su madre, volvió a Francia.

 En su tiempo fue fundada en París la famosísima Universidad de La Sorbona, y el santo rey la apoyó lo más que pudo. El mismo hizo construir un hospital para ciegos, que llegó a albergar 300 enfermos. Cada día invitaba a almorzar a su mesa a 12 mendigos o gente muy pobre. Cada día mandaba repartir en las puestas de su palacio, mercados y ropas a centenares de pobres que llegaban a suplicar ayuda. Tenía una lista de gentes muy pobres pero que les daba vergüenza pedir (pobres vergonzantes) y les mandaba ayudas secretamente, sin que los demás se dieran cuenta. Buscaba por todos los medios que se evitarán las peleas y las luchas entre cristianos. Siempre estaba dispuesto a hacer de mediador entre los contendientes para arreglar todo a las buenas.

Sentía un enorme deseo de lograr que los países árabes se volvieron católicos. Por eso fue con su ejército a la nación de Túnez a tratar de lograr que esas gentes se convirtieran a nuestra santa religión. Pero allí lo sorprendió su última enfermedad, un tifo negro, que en ese tiempo era mortal.

Dictó entonces su testamento que dice: “Es necesario evitar siempre todo pecado grave, y estar dispuesto a sufrir cualquier otro mal, antes que cometer un pecado mortal. Lo más importante de la vida es amar a Dios con todo el corazón. Cuando llegan las penas y los sufrimientos hay que ofrecer todo por amor a Dios y en pago de nuestros pecados. Y en las horas de éxitos y de prosperidad dar gracias al Señor y no dedicarse a la vanagloria del desperdicio. En el templo hay que comportarse con supremo respeto. Con los pobres y afligidos hay que ser en extremo generosos. Debemos dar gracias a Dios por sus beneficios, y así nos concederá muchos favores más. Con la Santa Iglesia Católica seamos siempre hijos fieles y respetuosos”. Estos consejos dichos por todo un rey, son dignos de admiración.

El 24 de agosto del año 1270 sintió que se iba a morir y pidió los santos sacramentos. De vez en cuando repetía: “Señor, estoy contento, porque iré a tu casa del cielo a adorarte y amarte para siempre”. El 25 de agosto a las tres de la tarde, exclamó: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, y murió santamente.

El Sumo Pontífice lo declaró santo en el año 1297.

lajuderiadesevilla.com

¿ Cual es el origen de la expresión “quien fue a Sevilla perdió su silla”?

sevilla1

Sevilla, ciudad milenaria, llena de historia, leyendas, curiosidades y refranes. Uno de los más usados por los sevillanos “Quien fue a Sevilla, perdió su silla”, tiene su origen durante el reinado de Enrique IV (1425-1474), cuando fue nombrado arzobispo de Santiago de Compostela un sobrino de don Alonso de Fonseca, arzobispo de Sevilla. En aquellos tiempos el reino de Galicia estaba muy alborotado, y el sobrino pidió ayuda a su tío para poder tomar posesión de la sede episcopal.

Don Alonso de Fonseca accedió en ayudar a su sobrino, quedando convenido en que éste se quedaría a cargo del arzobispado de Sevilla mientras su tío ponía paz en Galicia. Efectivamente, don Alonso restableció la paz en la revuelta diócesis de Santiago, pero cuando volvió a Sevilla para recuperar su cargo se encontró con la desagradable sorpresa de que su sobrino se negaba a devolverle la silla arzobispal hispalense.

Este enfrentamiento entre tío y sobrino creó un gran revuelo, siendo necesarios un mandamiento del Papa y la intervención del monarca con el uso de su fuerza para restablecer a don Alonso en su antiguo cargo.

De ser cierto que esta historia dio origen al refrán, se deduce que la ausencia perjudica no al que se fue a Sevilla, sino al que se fue de ella, por lo que debería decirse Quien se fue DE Sevilla, perdió su silla.

lajuderiadesevilla.com

¿Sabías que Sevilla tuvo romería en honor a la Virgen de los Reyes?

reyes-romeria

Hoy en día estamos acostumbrados a ver imágenes correspondientes a una romería que consiste en una gran afluencia de personas que se dirigen a una ermita o santuario para venerar a alguna Virgen o Santo.  Muchas son las que se realizan en las que predomina el ambiente festivo y donde se come, bebe, canta y baila mientras se realiza tal peregrinación.

Tras promulgarse en el año 313 d.C. el ‘Edicto de Milán’, en el que se permitía la libertad de culto en el Imperio Romano y, por tanto, se dejaba de perseguir a los cristianos, Roma se convirtió en el epicentro del catolicismo y muchas fueron las personas que peregrinaron hasta allí desde diversos puntos de Europa y Oriente Próximo tras haber sido evangelizadas.

Aquellos peregrinos que viajaban hacia Roma fueron llamados ‘romeros’ y, por consiguiente, ‘romería’ fue el término que se le asignó a esa peregrinación.

Con el tiempo se utilizó dicho vocablo para cualquier viaje o peregrinación con destino a un lugar sagrado como un templo, ermita o santuario sin tener en cuenta donde estuviera localizado. Al tratarse de un recorrido que solía durar varias jornadas, en algunos lugares ese trayecto tomó un carácter algo más distendido y menos religioso, incorporándose en las diferentes etapas que se realizaban el ambiente festivo que hoy en día conocemos.

La romería de Sevilla o la del Quintillo, conocida así popularmente por concluir en la capilla de la finca de Fuente Quintillo (actual universidad Pablo de Olavide), comienza en 1921, siendo Juan Carlos Cabello Castilla  precursor de tal idea.

La imagen que se observa data de 1922, y podemos apreciar una carreta decorada por varales rematados en arcos peraltados, que dejan entrever la imagen de la virgen que procesiona en esta romería, cabe destacar que no era la imagen original de la virgen de los Reyes. De la escasa ornamentación vemos algunos candelabros con velas en la parte frontal y lateral, la casi inexistencia de ornamento floral. Todo ello tirado por dos bueyes, flanqueados por peregrinos a caballo ataviados para la ocasión, destacando el acompañamiento de la guardia civil. Detrás de la carreta se aprecia la representación eclesiástica y los peregrinos o romeros acompañando a la virgen.

De las curiosidades que nos dejan esta fiesta tan inusual en la capital es que  llegó a crearse una hermandad de la Virgen de los Reyes en la capilla de Molviedro, o que la misma  Reina Victoria llegó a participar en el año 1925.

Una romería que no duraría mucho tiempo, ya que desapareció con la llegada de la República y posterior Guerra Civil española.

Fuente grafica: abc de Sevilla

lajuderiadesevilla.com

 

LA TUMBA DEL “NEGRO DE TRIANA”

tumba-negro-triana-kjyD--620x349@abc

Triana siempre ha sido fiel reflejo de las personas que habitaban este antiguo arrabal sevillano, desde tiempo inmemorial han sido diversos los motivos, que llevan a diferenciar a estos vecinos del resto de la ciudad, bien  por su idiosincrasia o forma de ser, el algo que les hace distintos en cierta medida.

Sevilla fiel a sus leyendas y tradiciones que rodean toda la historia de la ciudad, no podía dejar escapar a Triana y a su catedral, para que fuesen testigos de una de estas decenas de leyendas que nos inundan.

En Santa Ana, junto al retablo de Ánimas, se encuentra la lápida de Íñigo López, un supuesto esclavo que fue enterrado allí en 1503, y cuyo autor no es otro que Francisco Niculoso Pisano, uno de los más grandes ceramistas de la historia, el cual tiene muy pocas obras documentadas y que introdujo el oficio de la alfarería en el arrabal.

En el siglo XIX, un feligrés, conocido en el barrio como Castro, mientras se encontraba orando ante la capilla de las Ánimas se le apareció un anciano fantasma que le indicaba que allí, detrás de un retablo, estaba la tumba de un esclavo que había sido asesinado por un marqués.

Creyendo que eran cosas suyas, volvió a Santa Ana y de nuevo se le apareció el anciano para indicarle que, allí mismo, estaba enterrado el malogrado esclavo. Corriendo, se fue a decírselo al párroco, quien no le creyó y, a partir de ese momento, le tomaron por loco en el barrio. Y así, pasó algún tiempo y, en una de las remodelaciones que se hicieron en el interior de la catedral trianera, fue retirado el retablo detrás del cual aseguraba el viejo que se encontraba la tumba del esclavo asesinado. Y allí que apareció, y tanta fue la impresión que se llevaron los clérigos que se reunieron urgentemente para averiguar quién era ese tal Íñigo López.

Se trataba de un indio que había llegado de América con el sobrenombre de «El Negro». Fue el mismísimo Cristóbal Colón quien lo mandó para España. La historia se contextualiza en 1493, en la llegada de los conquistadores a Puerto Rico, donde se encontraron con los indígenas que poblaban la isla. Cuando la abandonaron los españoles, solicitó al jefe de la tribu que le cediera a algún joven para servirle, y a quien ofreció fue a su propio hijo. Al llegar a Sevilla, El Negro entró en el convento de San Francisco, donde se convirtió al cristianismo y adoptó el nombre de Íñigo López por mediación de un marqués de nombre desconocido al no constar en los archivos por la vergüenza que ocurrió más adelante, quien lo bautizó y lo sacó del claustro del convento para ponerlo a su servicio.

No era un esclavo más, sino que gozaba de todos los parabienes que deseara, hasta que un día, mientras se bañaba desnudo, su padrino el marqués intentó violarlo, a lo que se negó. El noble montó en cólera y, a golpes, asesinó a Íñigo López.

La leyenda de las siete patadas a la tumba

El indio que se trajo Colón del Nuevo Mundo yace, desde 1503, enterrado como un noble en la parroquia de Santa Ana, bajo una lápida de cerámica renacentista valiosísima. Desde que fue redescubierta a mediados del siglo XIX, surgió otra leyenda popular femenina en torno al malogrado Íñigo López. Se decía que aquellas solteras que le dieran siete patadas al compás a la sepultura, encontraban a un marido.

la gente se emocionaba, se dedicaba a darle patadas, y tuvieron que poner una verja alrededor para evitarlo, ya que se estaban cargando la tumba, que es de gran calidad. El sepulcro se encuentra en mal estado a la espera de que pueda ser restaurada, parte por las patadas que recibía y parte por el paso del tiempo, después de quinientos años.

Ésta es la legendaria historia de aquel indio conocido como El Negro, que murió asesinado, fue enterrado como un noble y acabó recibiendo patadas de las trianeras sin novio, quién sabe si como recuerdo a ese amor no correspondido hacia el marqués, que le provocó la muerte… tal vez como consecuencia de siete patadas recibidas.

 

lajuderiadesevilla.com

Fuente:

Abc de Sevilla

Sevilla monumental y artística , José Gestoso

VISITA NOCTURNA A SAN NICOLÁS Y STA. MARÍA LA BLANCA

SANTA MARIA LA BALANCA

 

VISITA NOCTURNA EN EL INTERIOR DE SANTA MARÍA LA BLANCA Y SAN NICOLÁS

Inédito el recorrido que ofrece MolArte, en esta nueva visita donde por primera vez y a puerta cerrada descubriremos los entresijos más ocultos de dos de las iglesias más importantes de la ciudad.

Visitaremos los dos templos, situados en la antigua judería, donde conoceremos, su historia, leyendas, cofradías, arquitectura, pinturas, retablos y esculturas.

¿Sabías que santa María la Blanca fue una sinagoga? ¿Que hermandades estuvieron en San Nicolás? ¿Quien realizo las pinturas de Santa María la Blanca? O que San Nicolás es uno de los escasos santos venerados tanto por la iglesia latina como la griega.

 Sin duda una oportunidad única de conocer el legado y la historia más oculta de Sevilla.

 Fechas: CALENDARIO DE ACTIVIDADES

 Lugar de encuentro: Puerta principal de la iglesia de San Nicolás (c/Muñoz y pabón).

 Duración: 1h aprox. Recomendada para todos los públicos.

 Precio: 7€ (IVA INCLUIDO) El pago se realizará con anterioridad, mediante transferencia o ingreso. No se podrá pagar en el punto de encuentro.

 Más info: 617 148 472 (+ whatsapp)

 * SOLO SE PODRÁ ACUDIR CON RESERVA Y PAGO PREVIO

* LA VISITA TAMBIÉN SE REALIZARA SI LLUEVE

 

LOS SANTOS INOCENTES

1441189_908273712592390_5742997067562819070_n

 

El 28 de diciembre se conmemora el “Día de los Santos Inocentes” que recuerda un episodio histórico de la fe cristiana como fue la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

La matanza de los inocentes así es recogida por el Evangelio de de San Mateo, donde también se recoge el episodio de la estrella de los Magos. Los Magos habían preguntado por el rey de los judíos (Mt 2,1) y Herodes inventa un engaño para averiguar quién puede ser aquel que él considera un posible usurpador. De esta forma pide a los Magos que le informen a su regreso. Cuando tiene conocimiento que han regresado por otro camino, “se irritó mucho y mandó matar a todos los niños que había en Belén y toda su comarca, de dos años para abajo, con arreglo al tiempo que cuidadosamente había averiguado de los Magos” (Mt 2,16).

El pasaje tiene otras reminiscencias importantes como la que nos recuerda el pasaje en el que el Faraón había mandado matar a todos los recién nacidos de los hebreos (recogido en el Libro del Éxodo). En aquel episodio se salvó una figura muy importante: Moisés, libertador del pueblo (Ex 1,8-2,10).

Flavio Josefo escribe sobre Herodes que: “hizo ahogar a su cuñado Aristóbulo cuando éste alcanzó gran popularidad” (Antigüedades Judías; 15, 54-56), asesinó a su suegro Hircano II (15, 174-178), a otro cuñado, Costobar (15, 247-251), a su mujer Marianne (15, 222-239); en los últimos años de su vida, hizo asesinar a sus hijos Alejandro y Aristóbulo (16,130-135), y cinco días antes de su propia muerte, a otro hijo, Antipatro (17, 145); finalmente, ordenó que, ante su muerte, fueran ejecutados unos notables del reino para que las gentes de Judea, lo quisieran o no, lloraran la muerte de Herodes (17,173-175). Este era el retrato de un asesino con corona real.

En Latinoamérica y en España es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole.

En algunas zonas de América es importante no prestar ningún bien, sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de los bienes.

lajuderiadesevilla.com

ORIGEN DE LA CELEBRACIÓN DEL CORPUS.

corpus2

El Corpus es un homenaje a la doctrina de la transubstanciación del pan y el vino en Cuerpo y Sangre de Jesucristo instituido en 1264 por el Papa Urbano IV mediante la bula «Transiturus hoc mundo». La idea de esta celebración la había propuesto a comienzos del siglo XIII Santa Juliana de Lieja, monja devota de la Eucaristía. Su práctica no comenzó a extenderse en el mundo católico hasta que con motivo de la festividad de 1447 el Papa Nicolás V salió en procesión con el Santísimo por las calles de Roma.

El jueves de Corpus, fijado según el calendario litúrgico mozárabe como el siguiente al octavo domingo después de la Pascua Florida, es día de fiesta en numerosos pueblos y ciudades repartidos por toda la geografía española. Entre los que destaca el de Sevilla.

Debió ser sobre 1400 cuando empieza a celebrarse esta fiesta en Sevilla, aunque la documentación conocida sobre este acto es de 1426.

En el Corpus Christi de la Sevilla del pasado,Gremios y hermandades acudían a la procesión con estandartes, efigies de sus santos patronos y pasos alusivos a episodios sagrados, que costeaban las danzas y figuras grotescas y que, finalmente, organizaban en las distintas collaciones las importantísimas y hoy olvidadas fiestas de la octava del Corpus.

Tres jueves hay en el año que relucen más que el Sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión, dice el popular refrán castellano.

lajuderiadesevilla.com