FERNANDO III, EL SANTO QUE CONQUISTO SEVILLA.

Nació el 24 de junio de 1201 en Peleas de Arriba, en el camino de Salamanca a Zamora, y la Iglesia celebra su fiesta el 30 de mayo. Su madre era la infanta Berenguela, hija primogénita del rey Alfonso VIII de Castilla, y su padre Alfonso IX de León. Pero el papa Inocencio III había anulado el matrimonio debido a que no había recibido la dispensa del impedimento de consanguinidad.

Fernando III es, sin duda, uno de los más relevantes reyes hispanos, no sólo de la Edad Media, sino de toda la historia española. Durante su largo reinado y como consecuencia de su política, se produjeron una serie de importantes acontecimientos que marcarían el devenir de España durante siglos.

Desde mediados de la tercera década del siglo XIII y aprovechando la progresiva desintegración del estado almohade, acometió campañas de conquista contra las ciudades más importantes del Valle del Guadalquivir de A-Andalus.

Así, combinando la diplomacia y la guerra, logra entrar victorioso en Baeza (1227), Córdoba (1236), Jaén (1246), Sevilla (1248) y así sucesivamente con otras ciudades.

Estando en Jaén el rey y sus caballeros, se decidió el sitio de Sevilla, que se extendió entre otoño de 1246 y noviembre de 1248; es decir, dieciséis meses. Fue la mayor campaña de asedio de la Reconquista hasta entonces. Participaron en ella varios obispos con sus milicias: el arzobispo de Santiago y los obispos de Córdoba, Cuenca, Astorga, Coria y Jaén. El emir de Granada mandó unos cientos de guerreros. La media de los sitiadores acantonados osciló entre los 3.000 y los 4.000 caballeros y los 8.000 y los 10.000 infantes, más los auxiliares. Fue decisiva la intervención de la flota vasca y cántabra dirigida por el burgalés Ramón Bonifaz, que tomó el puente de Triana y forzó la rendición de los últimos resistentes.

Fernando III penetró en la ciudad el 22 de diciembre de 1248 y ya no la abandonó –salvo para un viaje a Córdoba hasta su muerte.

La_Muerte_de_Fernando_III-1024x595

El estado de salud del monarca se resintió de manera alarmante debido al enorme desgaste y esfuerzo que realizó en sus empresas militares. Sin embargo, aún tuvo fuerzas suficientes para preparar una nueva expedición, esta vez en territorio africano. Pero la muerte le sorprendió en plena preparación de la campaña, el 30 de mayo del año 1252. Fue sucedido por su hijo Alfonso.

En 1671 fue canonizado por el papa Clemente X, de ahí de que se le conozca como Fernando III el Santo o San Fernando.

lajuderiadesevilla.com

 

¿Sabias que durante la peste murieron 70.000 sevillanos?

La primavera de 1649 fue especialmente lluviosa y las graves inundaciones de un Guadalquivir desbordado anegaron los cultivos y granjas de todo el valle.
Sevilla también sufrió los efectos de la riada y podía llegarse en barca hasta la Alameda de Hércules. La retirada de las aguas dejó al descubierto la pérdida completa de las cosechas y los cadáveres putrefactos de miles de animales ahogados. La falta de productos agrícolas produjo el desabastecimiento de la ciudad y un aumento de los precios de los alimentos de primera necesidad, provocando que el fantasma del hambre y la desnutrición comenzasen a acechar a sus habitantes más vulnerables. Todos estos ingredientes prepararon el caldo de cultivo perfecto para la propagación de la epidemia sin precedentes que iba a devastar Sevilla.

En el año 1649 Sevilla iba a ser el lugar donde caería esta horrible enfermedad para encarnizarse con su indefensa población. No se sabe realmente cómo ni cuándo llegó a las costas de la Península Ibérica, aunque todo apunta a que lo hizo por el puerto de Valencia, viajando a bordo de algún barco procedente de África. Desde allí se extendió hacia al sur, contagiando a la ciudad de Alicante. Después se propagó en dirección a Murcia, continuando su letal recorrido siguiendo la costa mediterránea hasta alcanzar Almería y Málaga en 1648. Al año siguiente la peste saltó al litoral atlántico andaluz, extendiendo la muerte por Gibraltar, Cádiz y Huelva.

 Los hospitales de Triana y el de la Sangre, ahora conocido como de las Cinco Llagas y sede del Parlamento de Andalucía, no daban abasto con la gran llegada de pacientes y convalecientes de la enfermerdad.

la peste en sevillaAlrededor del antiguo hiospital de la Sangre se concentraban los enfermos esperando cama y ayuda y que acababan muriendo a la intemperie.

En total murieron entre 60.000 y 70.000 personas, es decir casi la mitad de la población de la ciudad de Sevilla. Los muertos salían en carros hacia las fosas comunes excavadas en las afueras de la ciudad, y aunque trataba de quemar los objetos y ropajes que pudieran estar infectados y de hacer desaparecer los cadáveres lo más rápido posible, la falta de trabajadores encargados en ello provocaba que las condiciones de salubridad e higiene no fueran las adecuadas. Los entierros no eran lo suficientemente profundos y el olor llegaba a la ciudad, haciendo la existencia en ella algo infernal.

La peste se llevó a personajes ilustres como el imaginero Martínez Montañés, de 81 años, y al joven Juan de Zurbarán , hijo del reconocido pintor Francisco de Zurbarán.

Tras la peste llegaría el fin del monopolio del comercio con las Indias. Y de este modo comenzó el declive de la que fuera la ciudad más importante del imperio español sobre todo durante los siglos XV y XVI.

lajuderiadesevilla.com

 

¿Sabias que los vikingos estuvieron en Sevilla?

La mayoría de historiadores no se ponen de acuerdo sobre si Ragnar fue un personaje real o una mezcla entre distintos descendientes del rey, por la vida tan larga  que tuvo este.

Pero lo que si sabemos con certeza es que estos famosos guerreros nórdicos llegaron a Sevilla hacía el 844 durante el reinado árabe. Sus primeras incursiones en la península Ibérica  tienen lugar en Lisboa, donde el ejército del emir Abderramán II no pudo detenerlos al no estar preparados para este tipo de ataques por mar. Su saqueo continúo por Cádiz donde remontaron el Guadalquivir hasta llegar a la antigua Isbilya.

Los cronistas árabes cuentan  que fue el más terrible ataque normando contra al Andalus, que la embarcación de los vikingos rondaba  hasta los ochenta barcos, de los que cincuenta y cuatro eran de grandes dimensiones y los otros restantes más ligeros.

vikings-temporada-4-vikings-temporada-4-vikings

Una flota principal de cuatro naves fue mandada  para inspeccionar el territorio hasta la localidad de Coria del Río, donde dieron muerte a todos sus habitantes para impedir que tuvieran tiempo de advertir a sobre la invasión. Días mas tardes cuando los vikingos tomaron finalmente Sevilla no encontraron apenas resistencia ya que el gobernador de la ciudad había abandonado al pueblo de Isbilya completamente a su suerte, huyendo a Carmona.

Sevilla fue saqueada dejando la ciudad practicante reducida a escombros y dejando como únicos habitantes a mujeres, ancianos y niños. Durante casi dos meses dispusieron de la ciudad a su antojo, sembrando el pánico entre los andalusíes. Hasta que, en noviembre, el emir ‘Abd al­Rahmán consiguió movilizar un ejército lo suficientemente fuerte para enfrentar a estos guerreros nórdicos tan temidos.

Finalmente en la batalla de Tablada, al sur de Sevilla, los vikingos sufrieron una emboscada por parte del ejército de Ibn Rustum.

Los supervivientes escaparon aterrorizados hacia sus naves, abandonando gran parte de las embarcaciones  en la huida, Ibn Rustum ordenó la decapitación de los prisioneros supervivientes a la vista de sus camaradas a modo de lección y en señal de advertencia colgó sus cabezas en picas a las orillas del Guadalquivir.

Las murallas de la ciudad fueron reconstruidas y fortificadas y el daño causado en la ciudad reparado, con la reconstrucción de casas, mezquitas, baños,… la cuidad volvió a la normalidad, pero a su vez también se preparaba para la posible vuelta de los hombres del norte.

 Años más tarde en el 859 los nórdicos volvieron atacar Sevilla con sed de venganza insaciable. Pero esta vez la respuesta del emir de Al Andalus fue rápida y contundente expulsando a los vikingos e impidiendo un nuevo saqueo a la ciudad.

Esta derrota histórica  quedaría grabada en la conocida saga de Ragnar Lodbrok y en sus descendientes ya que fue la última vez que Sevilla fue atacada por los Vikingos.

lajuderiadesevilla.com

¿Cual es el origen de San Valentín?

SAN VALENTÍN… Viene del latín Valentinus, derivado de valens “valiente/fuerte”

El origen del festejo del día del amor y la amistad se remontan al imperio romano, Valentín era un sacerdote católico que socorría a los perseguidos por su fe cristiana.

El 14 de febrero del año 269, el emperador Claudio II de roma, mando a decapitar a tres mártires, uno de ellos era San Valentín, que se convirtió en el patrón de los enamorados debido a que arriesgaba su vida para casar a las parejas, algo prohibido por el emperador, puesto que los soldados solteros eran mas aguerridos.

San Valentín fue azotado y decapitado, sus restos descansan en la catedral de Terni, Italia.

lajuderiadesevilla.com

10991400_754142314672198_2335780398924338473_n

EL ORIGEN DE LOS REYES MAGOS

ORIGEN DE LOS REYES MAGOS Y SU EVOLUCIÓN HISTÓRICA
http://lajuderiadesevilla.com/

La primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Melchor, Gaspar, Baltasar…

¿Por qué los reyes magos son de diferente raza y color? El descubrimiento, en el siglo XVI, de nuevas tierras y de nuevos pueblos, y las nuevas necesidades de propaganda evangelizadora que de ello se derivaron, hicieron que se identificase a los tres Reyes Magos como los tres hijos de Noé (Sem, Cam y Jafet), que en el Antiguo Testamento representaban las tres partes del mundo y las tres grandes razas que lo poblaban. Gaspar, rubio y de vello escaso, simbolizaría así a los semitas de Asia, asociados a la ofrenda del incienso. Melchor se convertiría en símbolo de los descendientes europeos de Jafet, asociados a las ofrendas del oro. Baltasar, negro y barbudo, representaría a los hijos africanos de Cam, relacionados con la ofrenda de la mirra.

La cabalgata de reyes tiene desde su origen en representaciones teatrales sobre la llegada y adoración de los reyes magos, posteriormente estas representaciones salen a la calle evolucionando hasta las comitivas actuales que discurren por las calles de ciudades y localidades españolas. Este año se cumple el 100 aniversario de la cabalgata organizada por el ateneo de Sevilla, el primer documento sobre estas representaciones data de 1855 en Barcelona. En la imagen se observa al Rey Baltasar (el escultor Manuel Delgado Brackembury), conducido por etíopes en fastuoso palanquín, durante el recorrido de la Cabalgata de 1927.

10256720_736826496403780_7601402916165677704_o

Imagen: Fototeca Municipal de Sevilla.

http://lajuderiadesevilla.com/

¿Cual es el origen de Santa Claus?

A lo largo de la historia ha habido muchos tipos de Papá Noel, pero todos ellos simbolizan al mismo personaje: San Nicolás de Bari, nacido en torno al año 280 en Myra (Turquía).  Se trata de un sacerdote que tenía especial debilidad por los niños. El carácter solidario que hoy le caracteriza se basa en una singular historia: un hombre pobre tenía tres hijas que no podrían llegar a casarse porque el padre carecía del suficiente dinero. Por ello, estaban “condenadas” a estar solteras. Cuando San Nicolás de Bari se enteró, entró a casa de la familia por la ventana y metió en los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarse, el oro suficiente para que pudieran casarse cuando tuviesen la edad.

San Nicolás de Bari.

En oriente se le conoce como San Nicolás de Myra, pero en occidente como San Nicolás de Bari. El motivo: cuando los musulmanes invadieron la antigua Grecia en el Siglo XI, los cristianos trasladaron en secreto sus reliquias a Bari (Italia). En esta ciudad se produjeron tantos milagros que la popularidad del santo se extendió rápidamente a toda Europa.

En 1624, cuando los inmigrantes holandeses fundaron Nueva Ámsterdam (la actual Nueva York), extendieron la figura de San Nicolás. En territorio americano los holandeses establecieron sus costumbres y mitos. Entre ellos se encontraba el de Sinterklass (la fiesta de San Nicolás), que en la actualidad se celebra la noche del 5 de diciembre en Holanda, y el seis de diciembre en Bélgica y en ciertas antiguas colonias neerlandesas. También tiene peso, aunque en menor medida, en Luxemburgo, Austria, Alemania, República Checa y Polonia. Así pues, la historia de San Nicolás de Bari se dio a conocer en más de un continente, lo que facilitó su posterior y desigual desarrollo.

 La deformación del santo en un personaje ficticio comenzó en 1809, cuando el escritor Washington Irving escribió una sátira titulada “Historia de Nueva York”, en la que reemplazó el nombre de San Nicolás por el de Santa Claus. Poco después, en 1823, el poeta Clarke Moore dio forma al personaje creado por Irving. Se trataba de un Papa Noel enano y delgado, con características similares a las de un duende, que regalaba juguetes a los niños y que se transportaba en un trineo tirado por nueve renos.

No fue hasta 1863, cuando el dibujante alemán, Thomas Nast, atribuyó los rasgos físicos que hoy caracterizan al personaje para sus tiras navideñas en Harper´s Weekly. En este momento, la figura de Santa Claus incorporó su vestimenta. Poco a poco la figura de Santa Claus se dio a conocer en muchas zonas del mundo, pero con una apariencia desigual. En Europa occidental, por ejemplo, estaba presente Bonhomme Noel, que guardaba similitud con la figura americana, pero vestía de blanco y dorado.

En torno a 1850, el Santa Claus estadounidense se propagó por Europa, donde se fundió con las diferentes figuras que tenían los europeos del Papá Noel. Comenzó de esta forma, una leve homogeneización del personaje en ciertas zonas del mundo.

A partir de ese momento, comenzaron a pulirse ciertos aspectos del personaje a través de publicaciones en revistas, libros y anuncios publicitarios. A finales del Siglo XIX, se instauró la creencia de que Papá Noel proviene del Polo Norte con un anuncio de la Lomen Company, antigua empresa estadounidense del sector frigorífico. Al mismo tiempo, se consolidó la figura del trineo como medio de transporte de Santa Claus.

Finalmente, en 1902 se publicó “The Life and Adventures of Santa Claus” (La Vida y las Aventuras de Santa Claus), un libro infantil escrito por Frank Baum en el que se le dio al personaje la característica final y decisiva que le permitiría existir siempre: la inmortalidad.

Ya no quedaban cabos sueltos. El personaje incorporó en poco tiempo, los ingredientes precisos para emocionar a niños y adultos de las próximas generaciones.  Lo único que faltaba era un gran impulso; y la ya por entonces multinacional Coca Cola aprovechó la oportunidad. En 1931 Coca Cola comenzó a publicar anuncios publicitarios en revistas populares y apostó por utilizar la imagen de Santa Claus en sus promociones. Por ello, la empresa contrató al ilustrador Haddom Sundblom para que dibujara un Papa Noel dotado de rasgos más propios de la marca.  Sundblom se inspiró en un poema de 1822 titulado “Una visita de San Nicolás”. En él se decía que Santa Claus era como una “fuente llena de gelatina”, motivo por el cual el dibujante hizo que Santa fuera corpulento.

Fuente: Columnacero

lajuderiadesevilla.com

¿cuando se sirvió la primera Cruzcampo?

El 22 de diciembre de 1904, quizá no por su trascendencia histórica pero sí porque cambió los gustos, hábitos y hasta las formas de ser del pueblo de Sevilla: fue el día en que salió al mercado la primera cerveza Cruzcampo.

Un año antes, dos hermanos, Tomás y Roberto Osborne, procedentes del Puerto de Santa María, decidieron crear la primera empresa cervecera en Andalucía. Se dedicaban al vino, pero un viaje por Alemania les cambió el paso, al conocer el proceso de creación del zumo de cebada.

Decidieron ubicar la empresa en Sevilla, por poseer un agua de características óptimas para el proceso, y situaron la fábrica cerca del templete de la Cruz del Campo, que fue la primera «catedral» para las hermandades de Sevilla, y el origen de la Semana Santa. Su nombre inspiró el nombre de la compañía y la fábrica fue inaugurada en 1904.

De su viaje por Alemania no sólo se inspiraron en el proceso de fabricación de la cerveza, sino que adoptaron a un personaje de la mitología germana aficionado a la cerveza como imagen de marca: Gambrinus. Sólo quedaba ya venderla y ver qué tal resultaba. Un 22 de diciembre los sevillanos probaron por primera vez la cerveza, que hoy en día es la vitamina diaria de la gran mayoría, codo en barra. Y es que en Sevilla no se pide «una caña», sino que directamente se le dice al camarero: «Ponme una cruzcampo».

cruzcampo-logo

 

lajuderiadesevilla.com

22 DE DICIEMBRE, EL DÍA QUE FALLECIÓ ANTONIO SUSILLO.

220px-antonio_susillo

Antonio Susillo con 39 años, cogió una pistola y, junto a las vías del ferrocarril a la altura del muelle de la Barqueta, se disparó en la cabeza. Cuenta la leyenda que el suicidio se debió a una depresión que sufrió el escultor al percatarse de que le talló las piernas al revés al Crucificado. Así contaba Antonio Burgos en su «Guía secreta de Sevilla» esta leyenda, apuntando también a una depresión causada por motivos económicos.

A pesar del pecado cometido al quitarse a sí mismo la vida, la Iglesia fue sensible y permitió un entierro religioso, y que sus restos pudieran descansar a los pies del Cristo en el Cementerio de San Fernando, en lugar de enviarle al cementerio civil como se era habitual en estos casos.

Pero no quedan ahí las leyendas en torno a la muerte de Susillo. Se cuenta que un día, el Cristo esculpido por él para el cementerio lloró miel. La voz de alarma la dio el guarda del cementerio, quien se percató de este hecho una década después del fallecimiento del autor. Hasta una delegación del Vaticano se trasladó a Sevilla para comprobar el supuesto milagro. «Es el escultor llorando su pena, su dulce pena», afirmaban los sevillanos. Aunque en realidad, esas lágrimas tenían una explicación menos mística. Dada la enorme talla del Cristo, Susillo lo talló hueco. Así se reduciría el peso. En los ojos, el escultor dejó unas pequeñas grietas. Unas abejas hicieron el resto, construyendo un panal en el interior de la imagen de la que brotaba la miel. Desmontado el fenómeno, siglos después, la talla que señala el centro del Cementerio de San Fernando, el que marca la tumba de Antonio Susillo, sigue recibiendo el nombre de Cristo de las Mieles.

Una escultura en relieve se ha colocado este año en el domicilio donde nació Antonio Susillo, obra del escultor Jesús Méndez Lastrucci, creador también de una novela en su memoria.susillo-placa

Fuente Abc de Sevilla

lajuderiadesevilla.com

23 DE NOVIEMBRE DE 1248, LA CONQUISTA DE SEVILLA.

 

dsc04089

Tal día como hoy, el 23 de noviembre de 1248, el rey Fernando III, que luego sería declarado Santo, conquisto la antigua ciudad de Isbilya. Las tropas de rey se aproximan a la ciudad por el margen derecho del río Guad-al-quivir y  tras más de 14 meses de asedio, y por fin haber asilado a Sevilla, tras romper el famoso Puente de Barcas que le unía a Triana y por ella al Alxaraf (actual Aljarafe) quienes la sustentaban, el rey castellano Fernando III entra victorioso en la ciudad de Sevilla, símbolo del poder musulmán, que hasta entonces ha permanecido bajo el gobierno del rey musulmán Ab-Xataf.

El emir árabe de la ciudad, Axataf, ofreció distintos acuerdos a Fernando III, que iban desde cederle el Alcázar y las rentas de la ciudad, a repartirse los terrenos de la ciudad entre musulmanes a cristianos. Sin embargo, el monarca cristiano rechazó todas las propuestas.  El 23 de noviembre se produjo la entrega de las llaves de la ciudad, que aún se conserva una copia en la Catedral, y se hizo marchar a los moros.

axataf-entregando-las-llaves-de-la-ciudad-al-rey-san-fernando-francisco-pacheco-s-xvi_

Sevilla, entonces una ciudad amurallada, tenía más de 300 hectáreas, 7.400 metros de murallas, 12 puertas y 3 postigos. Una fortaleza que el rey cristiano y sus tropas lograron hacer suya. A  partir de ese momento, la especial relación entre Fernando III y la ciudad se intensificó. La anheló cuando aún no la poseía, y quiso pasar sus últimos años en ella cuando consiguió expulsar a los musulmanes. La memoria del Rey Santo sigue viva cada 30 de mayo, en el aniversario de su fallecimiento, y cada 23 de noviembre, cuando se recuerda la eterna Reconquista de Sevilla.

lajuderiadesevilla.com

 

 

DON JUAN TENORIO, MITO Y LEYENDA DE SEVILLA (RUTA TEATRALIZADA)

don-juan-tenorio-sevilla

MolArte te trae una nueva forma de conocer la Sevilla del siglo XVI, con una ruta teatralizada, basada en la obra literaria de José de Zorilla “Don Juan Tenorio”. Esta adaptación peculiar de la obra, con un sentido cómico, nos trasladara a esos lugares mágicos e intemporales que aun perduran de la Sevilla de antaño. Todo ello se realizara en un marco y lugar inigualable que descubrirán a lo largo del recorrido.

 La obra narra las peripecias de don Juan Tenorio, un joven caballero entregado a una vida desenfrenada de apuestas, amoríos y duelos. El comienzo de la trama es de hecho una apuesta entre él y otro joven por ver quién en un año hace más maldad con más fortuna. Esto a su vez desencadena otra apuesto a ser posible más descabellada que consiste en que don Juan consiga seducir a una joven novicia, doña Inés, y a la prometida del otro joven. Don Juan con gran maestría va consiguiendo todo lo que se propone, pero cada vez su alma se va perdiendo más y más. Al final de la obra debe de enfrentarse literalmente a sus fantasmas y solo el amor que por él siente la joven Inés es capaz de salvarle de perecer eternamente en el infierno.

-Fechas: CALENDARIO DE ACTIVIDADES

Martes 1 de noviembre 21:00h

Sábados 12 y 26 de noviembre 20:00h

Domingos 6 y 27 de noviembre 19:00h

– Duración: 60 minutos aprox. Recomendado para todos los públicos .

– Lugar de encuentro: Fuente de la plaza Virgen de los Reyes (Frente a la Giralda)

– Precio: 8€ (IVA INCLUIDO) El pago se realizará con anterioridad, mediante transferencia o ingreso. No se podra pagar en el punto de encuentro.

lajuderiadesevilla.com